Cómo mantener el tipo durante las fiestas de Navidad, tanto el físico como el emocional

anamoralespsicologa.com/blog/como-mantener-el-tipo-navidad

En este artículo, y de camino en nuestro viaje hacia una relación más saludable con la comida, vamos a adentrarnos juntas en ese melón que habla sobre cómo compensar esos días de Navidad en los que la comida se convierte en una verdadera alfombra roja de tentaciones sin castigarte ni sentirte culpable.

Vamos a abordar la problemática común de muchas mujeres que temen la llegada de la Navidad, donde el aumento de peso parece inevitable y el hambre emocional se convierte en un compañero constante. 

Hablaremos de por qué experimentamos ese hambre emocional y qué consejos saludables debes considerar antes de enfrentarte a una cena de Navidad, ya sea en familia, con tus amigas o con los compañeros de trabajo.

Si es que ya lo decía Mariah Carey cuando cantaba «All I Want for Christmas Is You», ¡y es cierto! Queremos disfrutar de la Navidad sin que el botón del pantalón salte por los aires, pero también siendo conscientes de que porque un día nos pongamos como el kiko de canapés no va a pasar nada.

Lo primero que hay es que quererse a una misma, y después vendrá el resto.

¿Cómo lograrlo? Te lo cuento ahora mismo.

anamoralespsicologa.com/blog/como-mantener-el-tipo-navidad

Manteniendo el físico: un juego de equilibrio

El miedo a ganar peso durante las fiestas de Navidad es muy común. Y es comprensible. Estamos acostumbradas a escuchar continuamente mensajes que “nos invitan” a mantenernos delgadas y atractivas en todo momento. 

Las expectativas y las preocupaciones se acumulan y nos tienen absorbidas, haciéndonos sentir como si estuviéramos atrapadas en una película de terror en nuestro propio cuerpo.

Y el hambre emocional es a menudo la respuesta a estas presiones y expectativas. 

Y no me extraña nada, porque al miedo a la comida (o a comer demasiado) se le suma el reto de juntarte con tu familia, tener que aguantar los chascarrillos de cada año de tu cuñado y los comentarios desafortunados de tu tía Pili sobre si estás más o menos guapa según su prisma.

Por eso no solo comemos para satisfacer nuestras necesidades físicas, sino también para llenar un vacío emocional o para lidiar con el estrés, y durante las fiestas, se acrecenta más todavía.

Pero recuerda que no estás sola en esto. 

Muchas personas experimentan preocupaciones similares, y es importante comprender que tu valía no está relacionada con tu peso ni con la cantidad de comida que consumas en una sola noche. O en una semana, me da igual.

La clave está en encontrar un equilibrio saludable, como siempre. No se trata de privarte de todas las delicias navideñas, sino de disfrutar de la comida de manera consciente y moderada. En lugar de enfocarte en la cantidad, enfócate en la calidad de lo que estás comiendo. Elige alimentos que realmente disfrutes y saborea cada bocado. Convierte la comida en una experiencia sensorial placentera en lugar de un acto impulsivo.

Recuerda que no hay nada de malo en disfrutar de los sabores de la Navidad. Después de todo, la comida es una parte importante de nuestras celebraciones. 

Pero también es fundamental reconocer las señales de hambre y saciedad de tu cuerpo. Escucha a tu cuerpo y come cuando tienes hambre, pero también detente cuando estés satisfecha.

Este ejercicio requiere que estés muy conectada contigo, que te escuches y que no te juzgues. Incluso si un día te pasas y te vas a casa con la sensación de hinchazón típica tras una de estas cenas, en lugar de castigarte, haz memoria y piensa en cómo te sentías antes de la cena, si hubo algún momento en el que te sentiste incómoda o si, por el contrario, estabas tan relajada que mientras hablabas ibas pillando bocados de aquí y de allá.

Este ejercicio es interesante para que veas cuál es tu comportamiento en estos escenarios y cómo respondes a ellos, tanto de manera consciente como inconsciente.

anamoralespsicologa.com/blog/como-mantener-el-tipo-navidad

Objetivo número uno: mantener la paz mental

La Navidad no se trata solo de lo que ponemos en nuestro plato, sino también de cómo nos sentimos en nuestro corazón. En estas fechas, es normal que las emociones estén a flor de piel y que, lo mismo que se dan reencuentros y momentos bonitos, también se despierten heridas de pérdida o de arrepentimiento.

Y para demostrártelo sigo dándote datos: en la Universidad de Stanford demostraron que el 61% de las personas experimenta un aumento en el estrés durante la Navidad. Las preocupaciones tiene que ver, aparte de elegir y comprar los regalos para todo kiski, con las expectativas puestas sobre la familia y con no haber cumplido con las promesas de vida que nos hacemos durante el año. 

Pero aquí tienes un consejo: practica el autocuidado y la autocompasión.

Durante las próximas semanas, tómate en serio lo de reservar un rato diario para relajarte, para respirar profundamente y para disfrutar de tus momentos de tranquilidad. La meditación y el yoga pueden ser tus aliados en esta misión. Ve preparando tu mundo interior para enfrentarte con calma a estas fechas y no te preocupes tanto por cómo debería ser, sino de cómo lo estás sintiendo y acompañarte.

También es importante establecer límites. 

Si sientes que estás sobrecargada con eventos y obligaciones, recuerda que está bien decir «no». Tu bienestar emocional es tu prioridad número uno. No tienes que estar en todos los lugares al mismo tiempo ni cumplir con todas las expectativas que los demás tienen sobre ti.

Para ponértelo fácil, voy a compartir contigo diez afirmaciones positivas que a base de repetirlas, crearán nuevas conexiones en tu cerebro y te ayudarán a sentirte mejor contigo misma y con la situación que estés viviendo:

«Me amo y me acepto tal como soy, con todas mis imperfecciones y virtudes.»

«Mi cuerpo es único y hermoso en su propia manera, y merece amor y respeto.»

«Soy capaz de establecer límites saludables en mis relaciones familiares, protegiendo mi bienestar emocional.»

«Cuido de mí misma como lo haría por un ser querido, priorizando mi salud física y emocional.»

«La belleza va más allá de la apariencia física; mi belleza radica en mi autenticidad y la forma en que trato a los demás.»

«Soy digna de amor y aprecio en todas mis relaciones familiares, y merezco respeto y cariño.»

«Agradezco por las lecciones que he aprendido de mis relaciones familiares, sabiendo que el crecimiento personal es valioso.»

«La autoaceptación y el amor propio son la base de relaciones familiares saludables y equilibradas.»

«Mis pensamientos y palabras son poderosos, elijo nutrirme con pensamientos positivos y amorosos acerca de mí misma.»

«Enfrento cada día con la confianza de que merezco amor, respeto y alegría en mis relaciones familiares y en mi relación conmigo misma.»

Repítelas a diario las veces que necesitas y verás como, poco a poco, se irán integrando en ti y te ayudarán a tomar mejores decisiones.

anamoralespsicologa.com/blog/como-mantener-el-tipo-navidad

¿Quién soy yo y por qué te cuento todo esto?

Mi nombre es Ana Morales, soy psicóloga especializada en nutrición emocional y, si me dedico a esto no es por casualidad.

Yo misma sufrí la desazón de verme incapaz de contenerme ante la comida por no poder conectar con mi vacío ni mi malestar. 

Pasé por diferentes etapas en las que me castigaba por comer de más, tomaba pastillas para compensar y me escondía debajo de ropa que me hacía pasar desapercibida. 

Me daba vergüenza reconocer que mi relación con la comida era bastante tóxica y que no aguantaba ni un solo día encarnando la persona que me devolvía el espejo, hasta que peté y no hubo más remedio que mirar para adentro para encontrar la raíz de todo aquello.

Fueron años duros, y cada vez que llegan fechas tan simbólicas como la Navidad recuerdo cómo la Ana del paso se enfrentaba a una mesa llena de bandejas de turrón. Pobrecita, qué sola se sentía y qué culpable.

Por eso hoy me dedico a acompañar a otras mujeres que están en el mismo punto en el que me encontraba yo hace unos años, para que no tengan que verse tan desamparadas como me encontré yo y para que entiendan que el camino no está en esconderse y en pasar desapercibida, sino en reencontrarse consigo mismas y aprender a quererse incondicionalmente.

Diga lo que diga la báscula, y pase lo que pase en Navidad.

Si esto que te cuento te parece interesante y te gustaría romper una lanza a tu favor para darte una oportunidad y salir de ese bucle de infelicidad, prueba esto:

 << ¿QUÉ TIPO DE COMEDORA ERES? >> 

Es un test que te llevará dos minutos y con cuyo resultado entenderás por dónde van los tiros con tu relación con la comida y contigo misma.

Qué me dices, ¿Te animas?

Espero que este post te haya servido de ayuda y que apliques lo que aquí te he contado durante las próximas semanas para disfrutar de la Navidad como se merece.

Nos leemos en el siguiente post. 

anamoralespsicologa.com/blog/como-mantener-el-tipo-navidad

¿Te ha gustado este post? ¿Conoces a alguien a la que creas que le puede venir bien leerlo? Entonces, no dudes en compartirlo con ella.

Y si tienes sugerencias, dudas o alguna aportación interesante a este tema, te leo en comentarios.

¡Hasta pronto!

 

Ana Morales, psicóloga y coach especializada en nutrición emocional.

¿Te ha gustado? Compártelo

anamorales-psicologa-blog

Soy Ana Morales, psicóloga y coach nutriemocional. En este blog encontrarás historias, reflexiones, herramientas y “empujones de realidad” que te ayudarán a ver la vida con otras gafas. Unas gafas bien brillantes, hecha a tu medida, que te permitirán disfrutar de aquello que hoy es para ti un calvario: tu cuerpo.

Tengo un regalo para ti...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable: Ana Morales Rodríguez. Finalidad: gestionar los comentarios del blog. Legitimación: tu consentimiento. Destinatarios: Los datos que me facilites estarán ubicados en los servidores de mi proveedor de e-mail y hosting LUCUSHOST en España. Ver Política de Privacidad de LUCUSHOST. Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos en cualquier momento. Este sitio utiliza ReCAPTCHA v3. Puedes consultar su Política de Privacidad y las condiciones del servicio.

anamorales-psicologa-blog

Soy Ana Morales, psicóloga y coach nutriemocional. En este blog encontrarás historias, reflexiones, herramientas y “empujones de realidad” que te ayudarán a ver la vida con otras gafas. Unas gafas bien brillantes, hecha a tu medida, que te permitirán disfrutar de aquello que hoy es para ti un calvario: tu cuerpo.

Tengo un regalo para ti...

También podría interesarte

Scroll al inicio

Gracias por este tiempo compartido. ¡Hasta pronto!

No te vayas sin tu regalo

Llévate mi ebook gratuito Una historia triste… con un final apañao’ + 7 recomendaciones de «contrapeso»